lunes, 27 de octubre de 2014

Nos vemos allá arriba

Nos vemos allá arriba, Pierre Lemaitre, Salamandra, 2014
En el año del centenario de la Primera Guerra Mundial nos encontramos con esta maravillosa novela, ganadora del Premio Goncourt en el 2013, que tiene sorprendida a media Francia con más de medio millón de ejemplares vendidos.
Después de haberla disfrutado os puedo asegurar que todo este éxito no es gratuito. Una novela bonita, de las de regusto al final, conmovedora, cómoda en sus líneas y tierna en lo más profundo de la historia.
Pocos días antes de la firma del armisticio que pondría fin al choque, con las fuerzas y la moral más que diezmadas, el teniente d´Aulnay-Pradelle decide levantar a sus tropas hacia un último ataque, una operación tan inconsciente como gratificante para sus propios intereses. Los soldados Albert Maillard y Édouard Pericourt  tienen ganas de volver a casa, de reencontrarse con los suyos y reincorporarse a la vida civil que dejaron tiempo atrás.
Pero en la guerra, sobre todo en la guerra, la avaricia, la sed de poder y las ganas de triunfo no siempre tienen un precio bajo. Ambos soldados acaban la operación gravemente heridos, rotos psicológicamente. Y toca volver.
Albert ha sido hasta entonces un pobre joven manipulado por su madre, falto de decisión y abocado a una vida predispuesta por los demás y la inercia de los días. Édouard pertenece, sin embargo, a una familia adinerada y poderosa ante la que decide no presentarse una vez acabado el conflicto. Las taras psicológicas y las cicatrices físicas hacen que ambos se alejen de su pasado y comiencen una serie de aventuras (y desventuras) en un país que no siempre les pone fácil la vuelta.
¿Cómo se reintegra uno a la vida “normal” después de haber infligido y sufrido los horrores de una guerra? Mientras las bombas estallaban en la trinchera de al lado el mundo seguía girando, y de los pobres soldados que con más o menos ímpetu defendían los intereses colectivos nadie se acuerda. Quizá levantar un monumento que recuerde al mundo cuán valerosos son sus hombres y qué poderosos sus gobernantes sea suficiente. O eso creen.
Una novela divertida, dura a veces, llena de ironía, aguda y ácida, a medio camino entre el drama psicológico y la crónica sociopolítica, que aborda temas como la capacidad de superación del ser humano, el egoísmo, la corrupción del poder, los entresijos de los gobiernos y la amistad y el compañerismo por encima de todo.
Precioso rato entre soldados locos
Merece mucho la pena
Leedla

Virginia

4 comentarios:

  1. Aprendí. Ahora va el que había escrito. Perdonad mi torpeza, sobre todo esos que teneis en la mente la frase: "Pero si es muy fácil".
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Voy a escribir tan pancha, porque como siempre hago algo mal y no llego a publicarlo... Deficiencias estructurales en conocimientos tecnológicos: vamos, lo que viene siendo torpeza.
    En fin... hace unos días empecé a leer este libro, que compré animada (obligada, jajajaja)por Vir, y lo he terminando ayer, por ese afán de dosificación de las cosas que no quieres que se terminen.
    Me enganchó cuando se termina el primer capítulo Pag 30, y ha sido un placer enorme leerlo, no sólo por la perspectiva que elige para contar esta historia trágica (creo que todos los personajes lo son a su manera) sino por el lenguaje tan sutil, cargado de ironía, sensibilidad,agilidad, acierto...
    A mitad del libro no sabes bien por dónde va tirar la historia, hay veces que te parece que no tiene salida, pero el autor ha ganado tu confianza desde el principio y sabes que estás en buenas manos. Y además, es tanto lo que te da por el camino, que la llegada se convierte en algo accesorio.
    Pero remata, termina la historia, te hace pensar: ¿ Y cómo, si no?
    Gracias por el consejo, Vir. Te lo diré personalmente, porque ésto no os llegará, como tampoco lo ha hecho ese día en que sólo escribí para daros las gracias por este rincón.
    Un beso a todos. Lourdes
    LO HABIA COPIADO. NO HAY COMO CONOCER TUS LIMITES

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias Lourdes, me alegra un montón que al fin el ciberespacio te deje su sitio y que te haya encantado el libro. Sabía que sería así, porque jugaba carta ganadora. Ahora a por el siguiente. Un abrazo y gracias ti por seguir formando parte de nuestro rincón!

    ResponderEliminar